Skip to content

OSHAR

Narrow screen resolution Wide screen resolution Increase font size Decrease font size Default font size    Default color brown color green color red color blue color
Advertisement
You are here: INICIO arrow ENFERMEDAD arrow Las Emociones
Skip to content
LAS EMOCIONES Imprimir E-Mail

       La enfermedad: Como sanar nuestras emociones     

 LAS EMOCIONES (y Parte III)

 El ser humano está formado por una serie de Cuerpos, denominados también Planos Energéticos que a pesar de no poseer estructura física forman todos ellos una unidad; alrededor del Cuerpo Físico está el ser invisible compuesto por esas capas de energía sutil que se entrelazan e interpenetran y poseen su propio nivel vibracional. Para no extendernos demasia vamos a presentar y definir tres de los siete cuerpos sutiles. 

El Cuerpo Físico es un campo de energía especializado, en equilibrio dinámico con sistemas superiores de energía que lo alimentan a nivel celular. Esta alimentación se recibe a través de los meridianos y puntos de acupuntura que corren a través del cuerpo, suministrándole el fluido de energía que requiere cada órgano.  

Los Cuerpos Energéticos o Sutiles 

Ø        El Cuerpo Etérico es el primero de los cuerpos sutiles alrededor del cuerpo físico y es el último en donde se manifiesta la enfermedad antes de hacerlo en el cuerpo físico. Contiene los conductos energéticos llamados “nadis” o “meridianos”. Es el cuerpo donde actúa la acupuntura. Su función principal es mantener la energía vital del cuerpo físico. Es el mecanismo de entrada y salida para las diferentes energías que circulan por un ser vivo y como transmisor de energías al cuerpo físico –energías transformadas y procesadas por los chakras- están en íntima relación con sus sistemas, especialmente con el nervioso y el endocrino. Sería el eslabón en donde se realiza la conexión entre el mundo de las emociones, pensamientos, dimensión espiritual y nuestro cuerpo físico. 

Ø        El segundo cuerpo energético es el Emocional/Astral, este cuerpo se maneja por el sentimiento. Es donde se graban todas las impresiones, emociones, reacciones, experiencias, patrones emocionales repetitivos, etc. creando “nuestra realidad o verdad”. Para cambiar nuestra vida hemos de darnos cuenta o descubrir que pensamientos, sentimientos y patrones mentales conforman nuestra forma de pensar y sentir.

Ø       El tercer cuerpo es el Mental, en donde residen los pensamientos e ideas, lo que nos convierte en humanos y seres autoconscientes. La mente se maneja por el pensamiento, en ella están las ideas, proyecciones de futuro, recuerdos del pasado, intelecto, cálculos, creencias, etc.. La mente tiene una cualidad que nos hace ser creadores, por lo que cambiando nuestros procesos mentales y pensamientos, cambiamos nuestro mundo o nuestro entorno. Este cuerpo esta formado por el Mental Inferior (Pensamiento racional) y el Mental Superior (Pensamiento intuitivo).

Si cuando sufrimos una “agresión”, no aceptamos, ni comprendemos, ni perdonamos, esa vivencia nos queda grabada permaneciendo viva a nivel consciente o inconsciente, sin importar tiempo o espacio, condicionando nuestros actos, hasta que la liberemos.

Si no sanamos nuestras emociones, cambiamos pensamientos o modificamos patrones de conducta, una de las características de este cuerpo es que nos hace repetir una y otra vez las mismas tendencias, sufrimientos, relaciones dolorosas o sentirnos víctimas constantes de las circunstancias. La energía de este cuerpo emite unas vibraciones que atraen como imanes una y otra vez aquello que deseamos evitar. En esta repetición está implícito el mensaje de que algo debemos cambiar, modificar o transformar.

Pero hemos de saber que el pensamiento consciente y los objetivos mentales (del Cuerpo Mental) tienen poca influencia sobre el cuerpo emocional, que sigue sus propias leyes.

La mente puede dirigir el comportamiento hacia el exterior, pero no puede suprimir las estructuras emocionales inconscientes; eso lo consigue el cuerpo espiritual que puede penetrar en el emocional, desplazando las energías negativas almacenadas, permitiéndole una tasa vibracional mas elevada. Esto explica porque una persona desea aspirar conscientemente al amor o a la abundancia económica, pero si inconscientemente irradia constantemente frecuencias de celos y falta de autoconfianza no podrá alcanzar sus objetivos conscientes.

Cuando comprendamos conscientemente nuestros desequilibrios internos y los liberemos, podremos disolver las causas de nuestros padecimientos. Esa es la capacidad que nos permitirá sanar las emociones a través de disolver y soltar el pasado.

El estado armonizador de nuestras emociones se puede conseguir a través de las vibraciones de cuarzos, gemas y esencias florales, además de sonidos, colores y símbolos, que pueden hacernos aflorar esas emociones albergadas en el subconsciente. En este equilibrio intervine el tercer chakra, que nos permite “digerir” emociones, sentimientos y deseos, pues está íntimamente ligado con el cuerpo emocional.

Sanar las emociones es el proceso que nos lleva a la salud

  
A numerosas personas nos sucede que creemos que ya hemos superado lo que nos  provocaba el malestar, pero cuando surge algo similar volvemos a sentirnos mal. O bien, ver que alguien está pasando por algo parecido hace que se despierte lo que creíamos ya enterrado. Esto se debe a que no se ha sanado totalmente la emoción y al aparecer se confirma que en nuestro interior todavía hay algo que vibra con la situación.

Lo mejor es no preocuparse demasiado y observar la emoción como si fuéramos un espectador, mirarla “por encima” como si fuéramos un halcón o águila y dejar que pase. Al no darle importancia suele desaparecer. Ver la situación desde afuera. Ver que el actor de esa situación o emoción no somos nosotros. La provoca nuestra mente y todo lo que crea la mente no es realidad. 
 

Hemos de distanciarnos concentrándonos en emociones de alta tasa vibracional, es decir, la emoción contraria a la negativa, si sentimos rabia o ira pues serenidad y perdón..... si es miedo pues valor, etc., eso viviéndolo en la situación que nos incomoda, así la cambiamos y aprendemos a reaccionar en la manera adecuada, aunque al principio esto se hace con mucho esfuerzo enseguida se le coge el truco. 

Nuestra mente da poder a aquello que pensamos, por ello concentrándonos en emociones positivas elevamos nuestro nivel vibracional y pierden fuerza las emociones que nos hacen sufrir. Y además, recordemos que las emociones positivas o de alto nivel vibracional absorben y eliminan las negativas que son de bajo nivel vibracional.

De todas formas, las cosas no van tan deprisa como para decir que deseamos que se vayan para siempre... YA!!!. No hay que tener prisa ni ansiedad para que desaparezca y especialmente tratar de no preocuparnos tanto, aunque es difícil.  

Se ha de tener en cuenta que hay unas normas culturales que nos inducen a dormirnos y valores similares que podemos haber aceptado o rechazado, fíjarnos si en el presente hacemos las cosas guiadas por el Ego. Actitudes que consideramos normales, las que desde la sombra nos trabajan en aspecto negativo como son el autodesprecio, el esconder nuestra luz propia, criticarnos a nosotros mismos, etc. actitudes que pueden proceder de la infancia, heridos por las circunstancias y/o suprimida nuestra sensibilidad. 

Hemos de reconocer lo que realmente sentimos al tratar con las personas que nos rodean, tanto en nuestro núcleo familiar como en todos los círculos en los que interactuamos. Las alteraciones emocionales nos resulta muy dificil reconocerlas como propias pues resulta devastador el saber que somos nosotros los que creamos dichas dificultades y conflictos y además como este aspecto emocional de la sombra se halla en nuestro inconsciente hace doblemente dificil la tarea de reconocerlo, es por ello que se ha de atender a los aspectos de las relaciones vinculares para descubrir las emociones negativas, pues se hallan negadas y reprimidas; aunque también hemos de decir que los aspectos positivos como talentos y capacidades no descubiertas son igualmente difíciles de descubrir. En este proceso es de gran ayuda las piedras y gemas que trabajan nuestra sombra, especialmente la Obsidiana. 

Comuníquémonos con las energías provenientes de los cristales, árboles y plantas, tomémonos el tiempo que sea necesario para escuchar la información que recibimos y observemos los nuevos esquemas que surgen, pues nos ofrecen nuestros deseos más apreciados y permitamos que las conclusiones surjan naturalmente, no forzadas por nuestra mente, que serían una manifestación del Ego.  Atender las emociones desde la sombra, es un trabajo de autoobservación permanente, que requiere comprensión, aceptación y compasión desde nosotros mismos.

En estos trabajos son de gran ayuda:
 

Ø        Las meditaciones con cristales de cuarzo rosa, kuncita y rodocrosita. 
Ø        Las prácticas Cristaloterapia de equlibrio de Chakras.
Ø        Practicas taoistas para liberar emociones negativas. 

Con todo ello, es posible que la persona empieze a vivir situaciones nuevas y tal vez desconocidas, puede que aparezcan dolores o emociones no sentidos anteriormente. Está emergiendo la parte sensible del ser desde su interior, de su inconsciente, dándole la oportunidad de empezar a aprender para trabajarse a si mismo de las vivencias negadas o bloqueadas, pues se están mobilizando a la parte consciente. 

Y recordar que a pesar de ser el nivel físico el que atendamos, las dolencias, molestias, inflamaciones o enfermedades van a corresponder a aquellas emociones reprimidas y bloqueadas que a través de los cristales nos vamos a permitir sentir, pero al no estar familiarizados con ellas (nuestras emociones) hemos de estar atentos a recibir esa información de nuestro intrerior, que seguramente no será nada agradable y por tanto la justificación, negación o represión no serán las mejores opciones para la liberación de la energía que nos ocasiona la enfermedad o dolencias.

El tema es tan importante, que vale la pena insistir en ello; por lo tanto, ha de tenerse en cuenta, que en vez de acobardarnos cuando esas emociones o el dolor se manifiestan, hemos de dar gracias al dolor o a la emoción porque nos ha permitido conectar con nuestro interior y resolverlo.

Y finalmente indicar que es conveniente activar los cristales antes de aplicarlos sobre el cuerpo, para impulsar la energía a su interior.

Oshar, terapeuta.

Si desea más información o aclaración sobre los temas expuestos dirija un e-mail a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla